lunes, 8 de abril de 2013

Mi relato histórico: Cristóbal Colón.

Cristóbal Colón



Hijo de tejedores, Cristóbal Colón creció aprendiendo el oficio. Sin embargo, tenía un interés, gusto y habilidad natural para la navegación. Desde temprana edad tuvo la oportunidad de trabajar en barcos y hacer expediciones con reconocidos navegantes lo que le permitió conocer acerca de cartografía, de corrientes marinas y de astronomía y además, por su gran capacidad autodidáctica, pudo aprender un poco de latín lo que le permitió acceder a los escritos de sabios griegos, como Ptolomeo con lo que aunado a su gran capacidad de observación y reflexión, logró concebir y defender la idea de la redondez de la Tierra, que en aquella época era considerada como una locura.

Las circunstancias en las que se vivía en Europa con respecto al comercio con Oriente, hacían que los grandes navegantes buscaran nuevas rutas de navegación para llegar a las añoradas tierras y poder cometciar con oro y especies. Muchos había seguido rutas por el sur, rodeando África, logrando el objetivo pero con muchos trabajos y empleando mucho tiempo.

Cristóbal Colón, convencido de que podía llegar a Oriente por el oeste y haciendo cálculos incorrectos basado en una medida errónea del diámetro terrestre, presenta su idea a la corona de Portugal, la cual es rechazada debido a que, para lograr éxito en su viaje, se tenía que partir de España.

Para entonces, Colón contaba con una esposa y su primer hijo, Diego, con quien parte a España después de la muerte de su madre.

Ya en España, conoce a un clérigo quien fuera confesor de la Reina Isabel, al cuál le parece muy interesante la idea de Colón y hace lo posible para que presetne su propuesta a los Reyes Católicos, quienes posponen la empresa movidos por la invasión que sufrían, aunque, tiempo después, aceptan costear el viaje proveyendo a Colón de dos carabelas y una nao, con las cuales Colón ve al fin concretado su sueño de zarpar en busca de la ruta que el predecía para llegar a las Indias.

Para entonces Colón había vuelto a casarse y tenía un segundo hijo de nombre Hernando.

En agosto de 1492, parte del Puerto de Palos son sus navíos y navegantes de no muy buen talante a quienes promete encontrar tierra en un mes a más tardar. La promesa no se vió cumplida y la tripulación se amotinó en una primera instancia pasados dos meses de travesía, sin embargo, se logra calmar a los marineros pero el 10 de octubre todos se amotinan amenazando con tirar por la borda a Colón. Corriendo con suerte logran ver madera talada y algunas flores en ramo sobre el agua del gran oceáno, lo que daba clara señal de que la tierra estaba muy cerca y así, el 12 de octubre de 1492, Rodríguez da el aviso de "Tierra a la vista", desembarcando en la isla de Guhananí a la que Cristóbal rebautiza con el nombre de San Salvador, como cumplimiento a la promesa hecha a la Reina de llevar el Cristianismo más allá de España y tal vez, como homenaje de salvación a la tierra que literalmente le salvó la vida.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada